El modelo de propaganda y los cinco filtros de acceso antes y después de Internet

Edward S. Herman y Noam Chomsky en 1988 en su libro “Manufacturing Consent: The Political Economy of the Mass Media” (Fabricando el consenso: la economía política de los medios de ManufacturingConsentcomunicación) proponen un modelo que incorpora los mecanismos potenciales que han estado activando la corriente principal los medios de comunicación.

Según los autores, el modelo de propaganda se basaría en un marco coherente de cinco filtros que limitan el acceso a los medios de comunicación que seleccionan la información que llega a los medios convencionales:

  1. Primer filtro: magnitud, propiedad y orientación de los beneficios de los medios de comunicación.
  2. Segundo filtro: beneplácito de la publicidad.
  3. Tercer filtro: el suministro de noticias a los medios de comunicación.
  4. Cuarto filtro: disensión (flak).
  5. Quinto filtro: opiniones “anti-“.

 

Primer filtro: magnitud, propiedad y orientación de los beneficios de los medios de comunicación.

Buena parte de los medios de comunicación está en manos de grandes corporaciones, que pertenecen de hecho a las élites económicas. El primer filtro es la limitación de acceso a la propiedad de los medios. El coste de la maquinaria de cualquier rotativa de prensa supone una importante barrera de entrada por la alta inversión necesaria.

Sin embargo, el nuevo modelo de internet supone que cualquier persona puede lanzar su propio sitio web a cambio de lo que cuesta comprar un nombre de dominio y alquilar un hospedaje en un hosting web, un precio que en 2014 podía rondar los 40€ anuales. Además, no existen cargos extra si el sitio utiliza software de tecnología abierta (open source), como puede ser WordPress o Drupal, sistemas que pueden crear un sitio web de alta calidad y sofisticación comparable al de cualquier versión online de un medio convencional. El coste de entrada es por tanto significativamente menor que el precio de entrada a los medios convencionales tradicionales como la prensa escrita o la televisión. Solo los sitios web más grandes tendrán gastos derivados del mayor tráfico en relación al mantenimiento de servidores, actualizaciones de software y creación de contenidos.

Segundo filtro: beneplácito de la publicidad.

Los medios dependen de la publicidad de las élites económicas para su existencia. Herman y Chomsky consideran la publicidad como el “segundo filtro”, argumentando que la elección de la publicidad influencia en la prosperidad de los medios y su supervivencia.

Los medios basados en anuncios reciben ingresos a través de la publicidad que le otorga una ventaja competitiva frente a rivales que no disponen de este tipo de financiación.

En el mundo online, aunque los propios anuncios son percibidos por los lectores como un fastidio y rara vez son percibidos como una ventaja cualitativa, los sitios web con mucha publicidad pueden atraer más ingresos que los sitios libres de anuncios. Ciertamente, algunos autores de blog (bloggers) tienen una fuerte dependencia de los anuncios de la red de display de Google, en los que la selección de anuncios para su inclusión en la página está basada en coincidencias de palabras clave.

A través de este mecanismo las empresas publicitadas buscan emplazar sus anuncios en sitios relevantes para sus productos. Pero gracias a la infinidad de sitios web, en la práctica siempre habrá un sitio web que contendrá contenido que encaje con alguna de las palabras clave de las empresas publicitadas, por lo que el sistema no impone demasiada presión en los sitios para que adapten sus contenidos a los deseos de las empresas publicitadas.

Tercer filtro: el suministro de noticias a los medios de comunicación.

Los medios deben producir un flujo permanente de nuevas noticias. Los principales proveedores de noticias están vinculados con el poder, son los departamentos de prensa de los gobiernos, de la oposición, de las grandes corporaciones y de los sindicatos, y no siempre la verdadera fuente de la noticia en sí, el evento a informar, salvo en el caso de los medios convencionales que practican el periodismo de investigación. Las fuentes gubernamentales y empresariales son consideradas como fuentes veraces debido a su estatus y prestigio[1], así como los principales partidos de la oposición y los sindicatos mayoritarios.

Los periodistas tradicionales dependen en gran parte de estas fuentes oficiales, sin embargo, el nuevo modelo de internet ha facilitado la aparición del periodismo ciudadano, de tal forma que cualquier persona puede ser una fuente de información, alejándose de los límites del periodista convencional, aunque no faltan las voces críticas con el denominado “periodismo ciudadano” por tratarse de un oxímoron (aunque solamente sea por la falta de verificación típica del mismo).

Cuarto filtro: disensión (flak).

Herman y Chomsky definen flak como las “respuestas negativas a una declaración o un programa de los medios que puede tomar la forma de cartas, telégrafos, llamadas telefónicas, peticiones, demandas, discursos y proyectos de ley, así como otros medios de denuncia, la amenaza y la acción punitiva”.

Los grupos de presión pueden organizar respuestas sistemáticas ante cualquier desviación de línea editorial. En el caso de los medios convencionales, la publicidad se centra principalmente en bienes de consumo que son fácilmente objetivo de boicot, por lo que los lobbies pueden corregir los sesgos mediáticos ante ataques a un determinado anunciante.

Estos sistemas de control no funcionan en la blogosfera, ya que en muchos casos los propios blogs son fuentes de disensión bajo el paraguas del anonimato de la red. Herman y Chomsky afirman que la popularidad de los sitios web depende precisamente de este grado de disensión, atrayendo a gran parte de su público por la agitación y el debate apasionado que generan.

Quinto filtro: opiniones “anti-“.

Inicialmente, este filtro era el anticomunismo, por la rivalidad de la Guerra Fría. Las opiniones de algunas ideologías eran consideradas “anti-patrióticas”. En EE.UU, con el fin de la guerra fría, el anticomunismo se desvaneció como ideología nacional y ha sido sustituida por un tipo de retórica de “lucha contra el terrorismo” o “anti-Islam” – o en sentido de anti-anti-americanismo.

Hoy en día se considera que el anti-comunismo era una ideología de filtrado que debería considerarse simplemente como un ejemplo de un filtro más amplio, el del “nacionalismo como un mecanismo de control ideológico”.

En el caso de la blogosfera, el filtro del refuerzo del nacionalismo a través de la ideología carece de sentido por la propia característica internacional de la red en las que impera la libertad de expresión sin la sujeción de ningún tipo de control ideológico posible.

 

1 comentario en “El modelo de propaganda y los cinco filtros de acceso antes y después de Internet

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies